La endometriosis nos afecta a todos los seres humanos

El mes de marzo de 2017 es el mes internacional de la endometriosis, y van apareciendo en redes y periódicos información sobre el tema, no siempre del todo correcta, lo cual es hasta cierto punto comprensible.

http://www.eldiario.es/retrones/histericas_6_621247886.html

Como en uno de ellos, de eldiario.es no se puede comentar sin hacerse socio, aprovecho para responder aquí a la autora:

Me alegro de ver que en este mes internacional de la endometriosis, van saliendo artículos sobre esta enfermedad que afecta a unos 2 millones de mujeres en España, y unos 176 millones en todo el mundo.

Aunque lo cierto es que cuando dice que puede tener “consecuencias fatales si no se detecta a tiempo, llegando incluso a extirpación de órganos” se queda bastante corta. Las consecuencias fatales posibles son la muerte, derivada de alguno de los órganos vitales hacia los que se puede extender, o el fallo multi-orgánico, que también derivaría en muerte. Y esto, se detecte o no se detecte a tiempo, ya que es una enfermedad crónica.

No me gusta relacionarlo, pero a muchas personas parece que les resulta más fácil entenderlo si les dices que es como un cáncer del útero para el que no hay cura, ni tampoco una intervención sencilla, ya que a veces el tejido afectado no se puede retirar sin afectar a otros órganos vitales. Es algo con lo que las mujeres que lo padecen (y sus familias, amigos y parejas) van a tener que convivir toda la vida, y con perspectivas inciertas.

Otra cosa con la que no estoy en absoluto de acuerdo es en concebirlo como un problema de género, ya que su afectación a la fertilidad de las mujeres lo convierte en un problema global de toda la especie humana.

Y siento mucho que te ofenda la recomendación del médico, pero quedarse embarazada es a día de hoy de los pocos “tratamientos” (parciales eso sí, porque es una enfermedad crónica sin cura) que pueden existir para ciertos tipos de endometriosis, y durante el embarazo muchas mujeres que sufren grandísimos dolores cada día, experimentan una gran reducción de síntomas (a veces total, y sin analgésicos, que no son precisamente inocuos), lo cual, aunque sea sólo por unos meses, ya es de por si un gran alivio. No creo que la perspectiva de ningún médico sea la de que las mujeres tengan hijos en lugar de investigar la enfermedad, pero por lo que parece de todo se puede hacer una causa feminista anti-patriarcal.

La alimentación se ha demostrado que es muy importante, y ciertos tratamientos alternativos a la medicina convencional, como la acupuntura o la fitoterapia también se ha visto que muestran resultados prometedores. En esto, no hay sesgo de género sino la típica miopía cientificista de la medicina alopática convencional.

Desde luego, en España, las cosas también serían muy diferentes si en lugar de tener 17 sistemas sanitarios (teniendo un tamaño inferior al estado de Texas) se re-centralizara y se optimizaran los recursos que hay. En esto tampoco hay sesgos de género sino una enorme ceguera que nos impide ver que esto del Estado de las autonomías que le vendieron a nuestros padres en la transición a la partidocracia, no es más que un sistema de corrupción y derroche absolutamente ineficiente e inaceptable en tiempos de crisis. Pero ni un sólo partido se lo plantea: es lo que tiene el pensamiento único en política.

Un cordial saludo.

Lois

Por qué No habrá ninguna cura para la depresión

El enfoque de la depresión como enfermedad ha sido un fracaso porque el propio enfoque (en general) de las llamadas enfermedades mentales hace agua por muchas partes… No hay enfermedades mentales porque no hay (en general) un órgano mente que enferme (salvo en casos claramente orgánicos y concretos, y bien identificados). Psicólogos, psiquiatras, y otros especialistas siguen buscando este órgano mente, que solucionar, que reparar, que hacer funcionar como queramos, cuando la gente entristece o está ansiosa. Pero el ser humano, como dice en la reflexión final, se entristece porque tiene sus motivos y que eso produzca una disminución de ciertos neurotransmisores no debe llevar a confundir la secuencia o los efectos con las causas…

Cuando veo una manzana se activan ciertas partes del cerebro y no otras, hay un baile de neuronas y sinopsis, un correlato psicofisiológico de esa percepción, pero de ninguna forma ese correlato psicofisiológico es la manzana. No way!!

Mucha culpa de esta confusión la tiene la psicología por su complejo de ciencia menor, que corre a las disciplinas “mayores” a que le hagan el trabajo científico “serio”, en lugar de buscar su propia forma de hacer ciencia y encontrar soluciones a los problemas desde su campo… Desde la ciencia positiva y empírica, materialista codificadora poco se ha solucionado el tema del sufrimiento psíquico humano, más allá de placebos y drogas que aumenten el placer y disminuyan el dolor, no sin cierta dependencia y delación de responsabilidad del propio sujeto, como efecto secundario.

Más platón y menos prozac, que diría Marinov, aunque sin tener ni idea de lo que decía. Luis Cencillo, con su “Cómo Platón se vuelve terapeuta” sí que dio en el clavo.

Medicina de Familia Tortuga

DepresionEn el Blog de Ciencia del Huffington, Jonathan Rottenberg   Profesor Asociado de Psicología de la Universidad del Sur de Florida y autor de “The Depths: The Evolutionary Origins of the Depression Epidemic”  colgó un post Why There Will Be No Cure for Depression  resumiendo su interpretación de la derivación evolutiva de la depresión y las consecuencias terapéuticas de esta visión. Se traduce íntegramente a continuación.

En una época de presupuestos ajustados, los partidarios de la investigación de la depresión sostienen que se necesitan más fondos para encontrar una cura. Esto parece razonable, pero puede estar totalmente equivocado El problema de la depresión ha aumentado incluso habiéndosele dedicado más recursos para la investigación y tratamiento.

Unas 38 millones de adultos estadounidenses luchan contra la depresión. La Organización Mundial de la Salud pronostica que en 2030, el impacto de la discapacidad y vida perdida debido a la depresión será mayor…

Ver la entrada original 1.368 palabras más

La corrupción (y el poder), y cómo combatirla con realismo (y amor)

Artículo de ácratas.net fruto de un brillante comentario de Diógenes Sinóptico al artículo Lo que debiera hacer y no hará Podemos. Reflexiones filosóficas sobre la corrupción inherente a lo real y diferentes manifestaciones o formas de proceder de la misma, mayormente en forma de poder. Una reflexión interesante que nos hemos planteado alguna vez, a propósito de un término muy de moda, que no nos termina de convencer: empoderar (y el cual invoca claramente Podemos-Pablemos).

Como ya ha señalado el psiquiatra Pablo Población, el poder es un concepto poco desarrollado y confuso, que se solapa con otros términos habitualmente. Resulta más interesante y esclarecedor si se contempla dentro del continuo amor-poder, dialécticamente. De hecho, Diógenes S. no define el poder, y en el propio texto a veces resulta confuso a qué se refiere, si a poder, a corrupción… Para Población, resumiendo groseramente, en las relaciones basadas en el amor se contempla y acepta al otro como es, con sus virtudes y defectos, pero también como un igual. En las relaciones de poder, que pueden ejercerse desde arriba (el rol habitual del poderoso), o desde abajo (el poder de la víctima, del débil, del necesitado), ya no existe esta igualdad en la concepción del otro, sino que redundando en la idea, se le ve desde arriba, o desde abajo.

Aparte de reflexionar sobre esto, proponemos ir cambiando el concepto de empoderamiento por el de enamoramiento, que llevado al terreno de lo personal individual, significa re-conocerse uno, desde uno mismo, auto-construyéndose cada uno, no desde otras coordenadas, verse tal cual se es, y aceptarse, y desde esa asunción, sí, empoderarse de amor propio, de sano egoísmo, y actuar.

ÉTICAGNOCISEAUTON

Completando una idea del texto de Diógenes, el único modo de detener la corrupción (y el poder) es, en lo personal, la independencia económica, el auto-conocimiento y la apertura a los otros; en lo colectivo, la asunción de mutua responsabilidad y libertad, sin delegaciones ciegas ni autoengaños.

La negrita es nuestra.

La corrupción, y cómo combatirla con realismo

El proceso de realizar en lo terreno cualquier ideal se llama corrupción. Todos los actos son hijos de la corrupción; lo único incorruptible es lo irreal(1). La corrupción es imparable, pues es consecuencia de la entropía creciente universal. El rechazo de la corrupción se denomina inocencia y su manifestación es el inconformismo. Las formas más evidentes de corrupción son la enfermedad y la muerte. Menos evidentes, aunque causa frecuente de las anteriores, son la fuerza bruta y el dinero, las dos maneras de nombrar el poder.El capital es corrupto por naturaleza y corrompe cuanto toca; el dinero compra las más férreas voluntades. El poderoso de vara de mando o sable es siempre sobornado por el capital para que prevarique en su beneficio. De hecho, todo humano que tiene poder sobre otros se corrompe: desde el Rey al último funcionario, cada uno por un precio en proporción al poder que acumula.

Toda forma de poder procede del engaño o del robo; todo poder deviene estafa, está condenado a defraudar al final. Por lo tanto, el enemigo es siempre el poderoso. El corolario es que no contribuyamos a establecer poderes; no edifiquemos con nuestro apoyo césares ni cúpulas. Nadie nos salvará a cambio de oír sus mítines y echar su papeleta en una urna; sólo nosotros mismos, con mucho esfuerzo personal. En estos tiempos en que los poderes político y económico, hermanos siameses, se derrumban ante nuestros ojos, no hay que olvidar la lección aprendida. No deleguemos, no edifiquemos nuevos poderes que sustituyan a los rotos. No hay líderes idealistas, pues todo líder es práctico, factor de hechos, acumulador de poder y, por lo tanto, corrupto.

La corrupción jamás se detiene. El único modo de ralentizarla es, en lo personal, la independencia económica; y, en lo colectivo, el régimen asambleario puro, sin delegaciones ni representaciones de ninguna clase. Y la peor forma de integrarse a la corrupción es lo contrario: el trabajo asalariado y el rechazo a conocer a tus semejantes.

No hay poder menos corruptible que el egoísta, el poder de uno sobre sí mismo y su familia, pues se fundamenta en el más puro y sano deseo de prevalecer. Constrúyete a ti mismo, endurece tu cuerpo, fortalece tu espíritu, pierde todo miedo. Colabora en pie de igualdad con quienes tienen exactamente tus mismos problemas. Sólo así conocerás el altruismo y el mutualismo, que se distinguen de la caridad porque son elaboradas formas de sano egoísmo. Recuerda que, al final, tú lo eres todo. La asamblea es una forma de cooperación que debe multiplicar más que sumar. Así que cuidado, que toda gerundiada tiene sus oyentes (2), y no hay más útil corrupción que la del rebaño. Si la asamblea te exige sacrificios mayores de los que realizas luchando tú solo, alguien trata de parasitar tu poder. Dilo en voz alta. Y si no te escuchan, debes irte. Ninguna asamblea puede obligarte a nada, pues la acracia no es coacción, sino libre asunción de criterios colectivos, tras el debate y el voto.

No te corrompas, jamás cedas tu poder, porque la peor de las corrupciones es la que se produce en tu interior, cuando prestas tu energía irracionalmente a otro. Nunca te la devolverá. Y te costará una nueva decepción y el esfuerzo de reconstruirte, si es que aún puedes. Recuerda que la vida es una lucha permanente contra la muerte y contra la creciente podredumbre que la precede. En esta lucha te va la vida. Lucha, pues, a muerte.

Saludos desde el tonel.

DIÓGENES SINÓPTICO

(1) y (2) Palabras más o menos exactas del becario Braulio.

La falsa nueva crisis del ébola revela que la pandemia real es que seguimos siendo ovejas, y nos gusta

Hay motivos más que suficientes para seguir dudando de los medios de comunicación, de las intenciones de la industria farmacéutica, del papel de las crisis globales, y de los intentos de manipulación y envenenamiento del ser humano… Pero hay que querer enterarse claro…