Quién, cuántos y cómo se suicidan en España

http://www.ine.es/jaxi/tabla.do?path=/t15/p417/e01/l0/&file=01001.px&type=pcaxis&L=0

Poco sabemos. La estadística de acceso público dejó de reflejar suicidios en 2006. De ahí hasta 2009 se juntaron suicidios y autolesiones (es decir muertos, e intentos de lesionarse o matarse sin muerte), cuyo dato de 2009, que supera los 600.000 casos, puede consultarse en el enlace que os dejamos.

La progresía y el Estado se escudan en el llamado “Efecto Werther”, que no deja de ser una especie de “no des ideas”, para no dar a conocer a la población estos datos. Argumentan que así se evitan suicidios (efecto benéfico que nunca ha parecido querer trasladarse a las noticias de muerte de mujeres a manos de sus parejas).

A pesar de lo dificultoso desde 2008 se sabe por ejemplo que se producen más suicidios que muertes por accidentes de tráfico (la que antes era la principal causa de muerte no natural). Aparte, parece evidente que se producen errores de etiquetado en la contabilización de las muertes, y fuera del suicidio quedan muchos intentos de auto-destrucción más o menos lentos, vinculados por ejemplo a las adicciones, a la conducción temeraria (hay mucho suicida inconsciente en las carreteras, y es mejor no picarles al volante) y un largo etcétera.

Con estos datos resulta muy difícil poder estudiar el efecto que ha tenido la crisis en el aumento de autoliquidaciones, a pesar de que han ido apareciendo noticias, y fuentes al respecto, siendo la más destacable la entrada al respecto en la 15Mpedia, donde aparecen algunos datos inquietantes procedentes de algunas comunidades que parecen confirmar la tendencia.

Los medios de comunicación a veces también han tratado de salir del silencio informativo al respecto, aunque casi siempre para tratar de resaltar indirectamente la importancia de los motivos psiquiátricos (como si brotaran como setas y no fueran también situaciones a las que se llega por otros motivos). El caso de Grecia es interesante a este respecto, ya que ha pasado en los últimos años de ser uno de los países con menor tasa de suicidios a uno de los que más suicidios padece:

http://www.20minutos.es/noticia/1644222/0/suicidios/aumento/crisis/

http://www.eldiario.es/zonacritica/Aumentan-suicidios-crisis_6_63053703.html

http://www.larazon.es/detalle_hemeroteca/noticias/LA_RAZON_403387/historico/9065-la-crisis-eleva-los-suicidios-un-25-y-un-15-los-enfermos-psiquiatricos

http://www.elmundo.es/elmundo/2012/11/23/internacional/1353668609.html

http://www.abc.es/internacional/20130103/abci-gracia-suicidios-201301022026.html

Son muchos los motivos que pueden empujar a una persona a suicidarse pero pocos señalan la parte de culpa atribuible a la propia dinámica de la sociedad (que por cierto también parece haber optado por el suicidio lento), o la forma de construcción del sujeto del siglo XXI. En una sociedad tremendamente alienante y controladora, con un sujeto construido desde fuera y para afuera, alejado de su centro, sin apenas vida interior -o al menos consciencia de ella-, ni espontaneidad o creatividad, con relaciones sociales superficiales, basadas en el poder (de arriba o de abajo) y cada vez más carentes de amor, afecto y solidaridad, y en la que se resalta por todos lados la perversa polaridad trinfador-fracasado, no sólo aumentan los suicidios, también los ataques de pánico, la melancolía, la impotencia, la desolación…

Interesa dejar de ver al suicidio como algo estático y verlo como un continuo del que es una parte o desenlace final, pero no el único posible. El fomento de la autoconstrucción autoasumida del sujeto en base a otros valores más enriquecedores que los que promueve el sistema, el cultivo de la espiritualidad o la propia vida interior, el autoconocimiento, la recuperación del valor del error y el fracaso como fuente de crecimiento, así como el desarrollo de relaciones de apoyo mutuo es el mejor remedio contra la mayor parte de estos males.

Toda crisis es un proceso, un dinamizador de cambio, una alerta sobre un modo de funcionar erróneo que ya no produce los resultados esperados. Sólo los locos esperan que insistiendo en los mismos tics y vicios se puedan obtener resultados diferentes.

(Bola-Extra)

Aparece en una entrevista relacionada que padecer depresión multiplica por 12 las probabilidades de suicidarse. Pues bien, aunque es una guerra abierta desde 1978, y hay información desde ambos bandos, parece ser que el uso del antidepresivo (y medicamento) más recetado actualmente en España, multiplica por 21 estas posibilidades (aquí Michael Moore lo señala en un vídeo), comparado con otros antidepresivos. Desde hace años se está estudiando su uso con niños y adolescentes.

Anuncios

Déjanos tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s